Diarios y Revistas

Entrevista en el diario Río Negro

Gabriela Arias Uriburu: centrar el debate de violencia sólo en la mujer “está agotadísimo”

POR MELINA CAMPOS ABRIL 13, 2019 

Foto: César Izza.
Foto: César Izza.

Roca me recibe en un momento muy especial para mí, iniciando un nuevo tiempo, después de haber finalizado una gran obra, una gran labor”. Así valoró Gabriela Arias Uriburu su llegada por primera vez a la ciudad, en el marco de los talleres “ComunicandoNos”, que organiza la profesora Alba Cerutti bajo el lema “Si estás vivo, se puede”.

Género, niñez, maternidad y medio ambiente fueron algunos de los ejes fuertes en las respuestas de esta mujer, que hace ya varios años se dedica a motivar a otros con su experiencia.

Se volvió conocida por la tenacidad que aplicó intentando recuperar a sus hijos, luego de que su esposo musulmán se los llevara a Jordania, tras el divorcio del matrimonio. Hoy invierte en sí misma y busca crecer desde una perspectiva que define en construcción, pero guiada por la no violencia.

El gran camino para mi es la aceptación, que no es resignación”, destacó delante del auditorio. Desde 2005 dejó de lado la pelea judicial, para centrarse en recuperar el vínculo con Karim, Zahira y Sharif, que hoy ya son graduados universitarios.

Foto: César Izza.

Que nadie quede afuera

La luz entraba sin impedimento por lo ventanales del salón de Moreno al 200, mientras 80 asistentes la escuchaban relacionar conceptos, anécdotas y preguntas para la reflexión. Entre los participantes, sólo dos eran hombres. Gabriela reconoció que la respuesta de la gente a sus charlas depende de la ciudad y que no siempre se repite ese perfil, pero hizo hincapié en que ella “trabaja con todos”.

Hay mucho que sanar en el ámbito de la mujer“, sostuvo, pero rechazó la tendencia de cerrar el debate sólo a las voces femeninas. “Me parece que lo del género está agotadísimo. Siento que es un laberinto en el cual nos metimos, que limita, porque la humanidad se hace entre todos (…) si hay una lucha que deja a alguien afuera, ya está generando violencia”, reformuló.

Entiendo que tienen que mostrarse, mostrar lo que les está pasando, pero no son solo ellas”, dijo. Evitó contactarse o tomar postura sobre el reclamo de los distintos colectivos de mujeres y recalcó: “cuando una mujer maltrata a otra y la excluye de su forma de pensamiento, también es una forma de matar”.

Al respecto citó ejemplos de países como Holanda, donde se trabaja con los agresores para que “dejen de ser víctimas del sistema”, dentro de lo que se convierte en un “círculo vicioso” que lejos está de la recuperación. “El perpetrador tiene que tomar conciencia del daño que hizo, cuando eso sucede, él se está rescatando a sí mismo y después puede compensar el daño a la víctima. ¿Estamos dispuestos a eso?”, desafió.

Foto: César Izza.

“Primero salvaguardemos a los niños”

Pensando en la burocracia que sufrió cuando golpeaba puertas reclamando por sus hijos, recordó que en ese momento ella “se violentaba”. “Dios mío, esto está ocurriendo cuando ellos tienen la potestad de parar la pelota, tienen la autoridad jurídica, llegaron a esos puestos para eso”, pensaba con impotencia.

Hoy conociendo tantos casos similares de disputas entre padres, nota que si no se revisa la estrategia, “en definitiva el niño sigue en el medio de algo en el que nadie lo ve“. En eso basó su decisión de no seguir judicializando su caso y actualmente apuesta a aplicar esa mirada en su Fundación.

Yo me anoté para la convocatoria que hubo para Defensor del Niño” desde Nación, afirmó. Sin embargo, se retiró al notar que ese cargo “iba a tener una función más judicial que de cambio de paradigma”. “Está bien que así sea, pero no es el perfil que yo quiero, para el que yo me siento llamada”, explicó.

“Tenemos que tener otra economía como país”

Si bien reconoció que Argentina atraviesa momentos difíciles, prefirió insistir con que aprendamos a agradecer. “Siempre estamos mirando lo que nos falta y no lo que ya tenemos”, planteó, al punto de valorar desde un baño caliente hasta el hecho de despertar con vida cada mañana.

“Creo que tenemos que tener otra economía como país, porque esta forma, este sistema, están caducos, y eso se nos está diciendo de manera contundente, creamos o no en las señales”, opinó. Como ideal, apuntó a empezar por pequeñas decisiones que nos lleven a lo comunitario, desde la familia.

A futuro

Para el corto plazo, llegará con actividades similares a la de Roca en Rosario. Prepara además la presentación de un nuevo libro, relacionado con la violencia. Por último impulsará la formación de jóvenes líderes de 15 a 18 años, representando a cada provincia argentina,en su Fundación “Niños Unidos por el Mundo”.

Desprenderse, soltarse y “dejar que sus hijos sean adultos”, le permite, aseguró, “alumbrar otros hijos”, como lo son sus nuevos proyectos.

DIARIO DE BIENESTAR

Estos días estuve tomando el Curso Zen con la gran @suzannepowell222 y hoy tuve la enorme oportunidad de entrevistarla para el portal @diariodebienestar y que pronto publicará todo el material. Fueron días inmensos de todo lo que aprendimos. Reeducar la mente para nutrirnos concientemente; lograr armonía en nuestro sistema nervioso, gracias al hacer consciente nuestra respiración y además con tus propios toques zen podes recuperar tu salud. No tenemos idea de lo poderosos que somos! Con este curso nivel1 y nivel 2 aprendes el método para sanarte, para estar alineado energéticamente, dormís mejor, comes bien, vivis mejor y a pleno. Viví experiencias maravillosas y siempre acompañada por @paulawassner y la Dra Andrea Kadar que nos invitó a sumarnos a estos cursos. En Argentina dando estos cursos esta Patricia y es quien también acompaña a Susan a los viajes por America. Estos cursos son gratuitos! Escribile a argentinazen@gmail.com En la entrevista la gran Powel nos revela un camino maravilloso a tu propia transformación. Gracias por estos momentos conociendo sobre energía y sanacion.

Estemos atentos a la señales, aprendamos a reconocerlas, nada es casualidad

Suzanne Powell estuvo en la Argentina brindando sus cursos zen y Gabriela Arias Uriburu fue una alumna de lujo. Les dejamos un pedacito de la nota que hicimos!
Pueden ver el clip también en la web http://www.diariodebienestar.com.
La nota completa en nuestro canal de youtube

Gabriela Arias Uriburu: “todavía el niño no es una cuestión de Estado”

Por RA Grupo la Provincia

Gabriela Arias Uruburu es una mujer que atravesó por una tragedia familiar y experimentó el dolor más profundo cuando le arrancaron a sus hijos de su realidad. Su marido Imad Shaban, del que se estaba separando en Guatemala, se llevó de forma ilegal a sus tres hijos Karim, Zahira y Sharif a Jordania, su tierra natal, donde aún hoy viven.

Ante ese panorama desgarrador, Gabriela luchó y transformó esa realidad en un mejor futuro para ella y sus hijos. Esta semana esta valiente mujer, que además creó la Fundación Niños Unidos por el Mundo, estará en Ramallo participando de la XI Feria del Libro Distrital.

El jueves encabezará una conferencia testimonial en el Auditorio Libertador.

Previo a su llegada, Ramallo Noticias dialogó telefónicamente con ella: “estoy feliz de estar por primera vez en Ramallo, desde hace años que estoy viajando por todo el país brindando conferencias, a veces se junta con la presentación del libro y tengo la posibilidad de participar de distintas ferias del libro como en este caso. Este año he viajado muchísimo y es maravilloso lo que va ocurriendo porque la gente está con mucha necesidad de herramientas, más allá de la historia que le ha producido a cada persona sentimientos diferentes, también está toda esta etapa de resilencia que estuve desarrollando y que hace que la gente que va a las conferencias se pueda llevar material para su vida sobre cómo uno hace para reconciliarse con la vida, cómo hace para atravesar las dificultades”.

Fundación por los derechos de los niños

A partir de su experiencia, Gabriela no quiso ubicarse en el lugar de madre víctima y en cambio luchó para poner en foco a sus hijos y los derechos que estaban siendo vulnerados. Esa experiencia  la llevó a crear la Fundación Niños Unidos por el Mundo desde donde además trabaja sobre la multiculturalidad.

“Yo no me ocupo de ayudar a madres o a padres sino que mi trabajo es lo que me enseñaron mis hijos, lo que me enseñó la historia, restablecer la paz y el orden familiar a través de uno, ni siquiera a través de la justicia” contó.

Consultada sobre los derechos del niño y si se ha producido una mayor centralidad de ese aspecto con el paso de los años, dijo: “tenemos más conciencia, cuando yo empecé la lucha por mis hijos nadie tenía la mirada puesta en el niño, incluso el público cuando leía o veía mi historia, lo hacia viendo a dos adultos enfrentados, dos culturas, dos religiones, dos justicias pero no veían a los niños,  no se trataba de la historia de Karim, Zahira y Sharif sino que se trataba de la historia de Gabriela e Imad. Entonces yo descubrí que había que hacer todos los pedidos en nombre de los niños, descubrí que la historia era resolver en nombre de los niños, esto no eran los derechos de la madre versus los derechos del padre sino que aca habia que hacer toda una transformación. Primero poner la mirada en los niños, así que eso fue un cambio de paradigma brutal, se empezó a mover toda una estructura que no estaba puesta en el nombre de los niños sino que todo estaba puesto en la figura del adulto. Eso me provoco otro lugar como madre, situarme en otro lugar de mamá y se rompió toda mi estructura materna porque yo no podia seguir luchando según mis necesidades sino según las necesidades de mis hijos que estaban creciendo y que necesitaban ser resueltas ya. Eso hizo un cambio entero en mi pero también en la política, en la diplomacia, en la justicia y me fui convirtiendo en una mamá completamente diferente”.

Según contó, esa centralidad de los niños es uno de los aspectos que promueven desde su fundación. “En la justicia, la política todavía siguen inconscientemente con este sentido de apropiación del niño, todavía el niño no es una cuestión de Estado, no se trabaja en contenidos por el niño y esto también ha hecho que este año la fundación esté haciendo un cambio paradigmático brutal porque nos dimos cuenta que no vamos a cambiar el paradigma si no bajamos contenidos a la justicia y la política”.

“Correrse de los roles para traer de vuelta a la mujer”

(Por Mónica Nahas para INFONEGOCIOS) Gabriela Arias Uriburu es presidente de la Fundación Niños Unidos por el Mundo, una ONG que trabaja en pos de la restitución familiar poniendo como prioridad a los niños; es embajadora por la paz en la asociación Mil Milenios de Paz.

Reconocida por su lucha por los derechos de los niños dado que logró importantes avances en materia de legislación y tratados internacionales relacionados a la revinculación de los niños con sus padres y sus familias.

Ha escrito libros donde cuenta su historia, y hoy de una manera superadora, también se aboca a otros temas, como los vínculos de pareja. Se encuentra trabajando en su próximo libro donde la temática será la violencia en las relaciones.

¿Quién es Gabriela Arias Uriburu?

Primero, soy una mujer y esto no es nada sencillo decirlo porque me llevó mucha tarea personal traer de vuelta a la mujer. A la mujer no la traje de vuelta inmediatamente.
Creo, por mis propias vivencias personales, que lo más difícil es traer a la vida a nuestro ser mujer, porque nos ubicamos más en los roles. La madre es un rol, la secretaría, la ama de casa son roles, pero a todas ellas alguien les da vida, y es la mujer.

¿Quién soy? Una mujer que ha vuelto a la vida y que está dispuesta desde hace muy poco tiempo a empoderarse de su propia fuerza, sabiduría, y aprendizajes y arrojarme con toda pasión e intensidad hacia los caminos que la vida me indica que tengo que ir. Esto no es poca cosa.

¿Cuál es la labor que realizan en la Fundación Niños Unidos por el Mundo?

Bueno la fundación está teniendo un cambio enorme porque nos dimos cuenta trabajando con las historias de los padres que nos escriben que no llegamos a los cambios que tienen que suceder por el niño.

La Fundación fue creada para poner en relieve los derechos de los niños en su familia. Esto no se  había hecho antes. El niño se veía entre los derechos del padre o los derechos de la madre, pero nadie cuidaba ni protegía los derechos de ellos, y en el niño se unen los derechos de la madre y del padre. En esto hay que hacer cambios de las políticas nacionales e internacionales.

La justicia tiene que poder empezar a mirar al niño, supuestamente lo hace, pero no lo protege; ante un conflicto de un hombre y una mujer que llegan a un juzgado y el juez debería hacer una enmienda de protección al niño.

Esto no sucede porque la justicia es mala o porque el juez sea malo, sino porque no tomamos conciencia de la significancia y del lugar que ocupa el niño en la familia y en la sociedad

¿Creés que si eso se hubiera tenido en cuenta en el momento que te pasó a vos, las cosas habrían sido diferentes?

Absolutamente. No por eso me siento alineada, siento que la historia con mis hijos trajo esta misión, este punto tan importante que es empezar a ver a los niños.

Cuando uno piensa en los niños enseguida piensa en acuerdos, en mediaciones; el adulto se ve obligado a dar un paso al costado para dar preponderancia al niño, enseguida pierden los padres para que gane el niño, pero cuando gana el niño ganan los padres.

Pero ya no gana solo el niño o solo un padre, gana toda la familia, entonces es una dinámica completamente diferente a cuando los adultos se enfrentan y pasan por encima o utilizan a los niños para poder conseguir su propio beneficio.

¿Si pudieras que hacer algo diferente lo harías?

No, si hay una mirada de equivocación frente a lo que sucedió no podría ser la mujer resiliente que soy hoy. Hay algo que fui aprendiendo que es tomar la vida tal cual fue con lo fácil y con lo difícil, eso a mí me aporto paz y sabiduría.

Como dice Shinoda Bolen el “hubiera” no es un verbo que debería existir en la mujer, porque es el hacer y en el hacer hay una caída y un levantarse, hay un movimiento y ese movimiento es el que te hace estar vivo, estar en plena enseñanza y aprendizaje.

¿Escribir nació de vos o fue algo impuesto?

La escritora nace en mi desde muy chiquita y en la historia me vi arrojada escribiendo, escribiendo, escribiendo, eso que escribí fue formando libros. Siempre digo que escribir fue una forma de no morir.

También fue necesario para dejar una memoria. Escribir algo y entregarlo es un acto generoso, es entregar la labor a través de la historia.

Lo hice para que todo padre, toda madre, todo hijo pudiera encontrar en esta historia herramientas, palabras, que no se sientan solos y que sepan que hay un camino por desarrollar, que hay una solución a encontrar y es algo que va produciéndose con el tiempo no es algo que llega inmediatamente.

¿De qué se trata tu último libro?
Mi último libro es un libro-taller, va completamente a otro nivel, que es donde me encuentro ahora, que no es pararme desde la historia, sino que me paro desde algo a decir que puede despertarte, potenciarte y puede ayudarte a encontrar tu talento, los principios fundamentales que nosotros como seres humanos los tenemos dormidos y que están ahí para ser tomados y a partir de esos principios uno pueda realmente estar en plenitud, llegar a la armonía.

Se llama Al Encuentro del Corazón, y desarrolla claramente el encuentro entre el hombre y la mujer que es algo que nos está costando muchísimo como sociedad; cómo debemos encontrarnos es algo que tenemos que estudiar e investigar.

En este libro-taller hay toda una labor, todo un camino a desarrollar junto con el hombre, con la pareja, con los vínculos, con los hijos, con la vida y con la muerte.
El libro te invita a que te vincules con la muerte porque la muerte es muy importante en el ciclo de la vida, si no lo tenés incorporado en tu vida sentís que te vas muriendo, cuando vos tomas la muerte sentís que estás renaciendo.

¡Qué tema!

¡Es un tema si! Porque nosotros le tenemos mucho miedo a la muerte y la muerte en realidad es el vínculo con la vida, por antonomasia y por antagonismo te vincula con la vida.

Por ejemplo, con todos estos desastres naturales, recientes, todos inconscientemente abrazamos nuestra casa, nuestras pertenencias porque sentimos y vimos la cantidad de millones de personas que han perdido sus casas, su familia, entonces frente a una enfermedad, un despido, una muerte una tragedia estamos llamados a reivindicar la vida.

Podés tomarla o dejarla, podés victimizarte y dejarte morir, no tomar ninguna acción de vida frente a eso. Es una llamada a tomar la vida…

Y es ser resiliente…

La resiliencia es alquimia suficiente, te dejas fluir por la vida, es un acto de fe el que vos hacés con la vida.

Son cosas que fui comprendiendo experimentando con mi historia hacías nuestros hijos y poder hoy estar todos en familia y en paz.

Fuente: http://www.infonegocios.info/infomujeres-1/correrse-de-los-roles-para-traer-de-vuelta-a-la-mujer-la-propuesta-de-gabriela-arias-uriburu

Entrevista a Gabriela Arias Uriburu en la Revista Festa (Salta)

Nota en el Diario La Nueva de Bahía Blanca 21-5-2017

Sanarse y transformarse

Gabriela Arias Uriburu: “Siento que todo fue perfecto para llegar a este presente”

De paso por Bahía, luego de dictar conferencias en la zona, esta embajadora de los derechos del niño sostuvo que cuando un hijo sufre hay padres responsables. Y aseguró que el tercer milenio está en manos de las mujeres.

leer nota completa en: http://m.lanueva.com/mobile/sociedad/903623/gabriela-arias-uriburu–siento-que-todo-fue-perfecto-para-llegar-a-este-presente.html

¿Quién protege a los niños?

Superando una trágica historia familiar que la llevó a vivir lejos de sus hijos, Gabriela Arias Uriburu creó Foundchild-Fundación Niños Unidos para el Mundo, ONG desde la cual trabaja por los derechos de los menores que son alejados de sus familias.

ver entrevista completa en: http://www.defonline.com.ar/?p=40415

Gabriela Arias Uriburu: “No me quedé en el papel de víctima, busqué ser protagonista”

La cita es en el lobby del hotel InterContinental en donde este jueves formará parte como disertante del evento de motivación femenina “7 Reinas”. Puntual y con una cálida sonrisa, una de sus características físicas más llamativas, sale al encuentro con El Sol y de inmediato, solicita realizar la entrevista en el restó del hotel “para aprovechar y comer algo ya que aún no lo hago desde que arribé temprano a Mendoza”, comenta con total naturalidad.

Ella, Gabriela Arias Uriburu, es quien por cerca de 40 minutos regala parte de su historia y de las experiencias que ha podido aprender a lo largo de una vida marcada por duras situaciones que sin duda, hoy la hacen “estar plantada” desde otro lugar.

leer toda la entrevista: http://www.elsol.com.ar/nota/302317#.WQtCz8KnRRk.twitter

Diario la Nación – 14 de Abril 2017

“Yo no luché por mi lugar de madre, luché por mis hijos”

Gabriela vivía lejos de su país natal cuando se enamoró de un hombre musulmán al que quiso profundamente. Los dos decidieron casarse, como lo hacen miles de personas, a pesar de que ambos sabían de las diferencias culturales y religiosas. Lo que no sabían era que la historia iba a traer tanto trabajo entre Oriente y Occidente. Aun así, la familia se agrandó. Y con ella las diferencias.  Ella es Gabriela Arias Uriburu, hija de un diplomático que cumplía funciones en Guatemala y por el que se fue a vivir un tiempo a ese país centroamericano. Era una oportunidad para acercarse de nuevo a su padre porque cuando era chica, él se había separado de su madre.

Fue un 10 de diciembre de 1997, cuando el hasta entonces esposo de Gabriela, Imad Shaban, se llevó a los tres hijos de ambos a Jordania, el país de su procedencia. “Imad desapareció con los chicos en pleno proceso de divorcio. Justo cuando el Juzgado le comunicó que los niños quedarían bajo la protección del tribunal y con la tenencia a mi favor”, comenta Arias.  A partir de ese momento, el mundo de Gabriela murió. Con el paso del tiempo, y sin imaginarlo, su calvario y sufrimiento se convirtieron en historia de vida, en ejemplo de lucha y superación. Porque le tocó trabajar sus enojos y resentimientos por el bien de sus hijos, porque pensó objetivamente y con corazón de hierro, porque como en una partida de ajedrez evaluó toda las jugadas y se anticipó, porque no le importó perder piezas con tal de obtener al final el Jaque Mate a favor de sus hijos.

Leer nota completa en:http://www.lanacion.com.ar/2009280-gabriela-arias-uriburu-yo-no-luche-por-mi-lugar-de-madre-luche-por-mis-hijos

foto-gaby01

REPORTAJE REVISTA PRONTO: “Los hijos necesitan de papá y mamá”

¿Cómo seguir viviendo cuando se llevan a tus hijos?

Gabriela Arias Uriburu: ‘Los niños son la prioridad y ellos tienen derecho a estar con ambos padres’

A partir de su propia historia de vida, se convirtió en un ejemplo de lucha y superación. La mujer que fue capaz de dejar de lado sus propios enojos y rencores por el bien de sus hijos dirige una fundación que promueve los derechos de los niños por sobre todas las cosas. También da su punto de vista sobre el caso de Ana Alianelli.

Para leer nota completa: 

http://www.pronto.com.ar/articulo/famosos/seguir-viviendo-cuando-llevan-tus-hijos-gabriela-arias-uriburu-ninos-son-prioridad-y-ellos-tienen-derecho-estar-ambos-padres/20161116113452228984.html

“MÁS ALLÁ DE LAS INCLEMENCIAS DE NUESTRA HISTORIA, ACÁ HAY UNA FAMILIA”

El reencuentro entre Gabriela Arias Uriburu y su ex marido en la graduación de su hijo mayor
Viajó a Suiza para la graduación de Karim (24). Allí se encontró también con Zahira (22) y Sharif (19), y con Imad Shaban, su ex marido, quien en 1997 le había arrebatado a los tres. ¿Más? Se fue a Italia de vacaciones con Axel Nacher, su actual pareja. Aquí, el presente de una madre que resistió y ganó.

http://www.gente.com.ar/actualidad/gabriela-arias-uriburu-se-reencontro-con-su-ex-marido-en-la-graduacion-de-su-hijo-mayor/21528.html?platform=hootsuite

IMG_5020

Columna viva: llegan a mí todas las vivencias

(nota para Diario26)

Por Gabriela Arias Uriburu • Martes 8 de julio de 2014

Me subí a un taxi y me encontré con un taxista y palabras increíbles! Es simple señora todo es cuestión de saber vivir! Yo acá soy feliz. Aquí en el volante soy libre. Usted es mi última pasajera, ahora voy a casa, almuerzo y duermo la siesta y después vuelvo al taxi. Mientras todos se enojan yo no, acepto el trafico que hay; hago feliz mi trabajo. Es simple señora! Si puedo hacer un bien lo hago, y dejo a una persona pasar. Es simple señora. Disfrutar de la vida que de aquí nos vamos sin lo que tenemos puesto solo con lo que vivimos. Es simple señora vivir!

Por mi adentro decía ¿de donde dale toda esa carga positiva? Y¿que hace los días que esta de mal humor? Yo no ando de mal humor, amo lo que hago. Entonces volvía a mi dialogo interior y dije yo también amo lo que hago pero hay días en que no ando bien… Entonces lo mire con cara de pregunta ; aquí hay algo que no anda bien.
Señora a los 19 años le prometí a Dios que si volvía de la guerra de Malvinas iba a ser feliz! Es simple señora! Me hirieron en la guerra, estuve un año internado y aquí estoy señora! 6 hijos y 8 nietos.

Claro le dije estuvo en la guerra, en el frente de batalla… Ahora lo comprendía todo. Volvió de la posible muerte. Y en simultaneo vi en mi pantalla interior desfilar a todos nuestros jóvenes que fueron a esa guerra.

Entonces entendí todo esta arrolladora actitud de bien-estar. Cundió el silencio y pensé en este camino que he emprendido hace poco del saber vivir, saber disfrutar después de tanto padecido pues parece que me se atrofiaron las células, los movimiento o las articulaciones en lo padecido. Soltar el lastre, saber estar en el presente, lo que voy siendo; lo que estoy haciendo… En estas pocas cuadras por Avenida Corrientes me encontré con mi maestro. Señora hay que disfrutar.

Suena su celular habla con ternura llámame después que estoy con pasajero reínita y me dice la reínita es la de 16 años. Hace 8 años que murió mi esposa y el otro día festejamos su cumpleaños con alegría así como le hubiera gustado a ella. Una vez por semana siempre tenemos una excusa para reunirnos toda la familia y tengo 4 hijos casados. Les enseñe a mis hijos a disfrutar de la vida.
Estamos viviendo tiempos difíciles estamos cansados y frustrados. Necesitamos de estas voces, de estas vidas, para lograr hacer el cambio.

Ser libre, hacer lo que amo y además si puedo ser feliz a alguien, mejor.
Disfrutar, aceptar las incontinencias mientras hago excelencia en mi labor.
Es simple! Me dejo muda.

El Tigre excombatiente de Malvinas.
Gracias!

De víctima a mujer protagonista

(nota para Diario26)

Por Gabriela Arias Uriburu • Miércoles 3 de junio de 2015 Estos días, con todos los hechos trágicos de niñas y mujeres asesinadas, niñas y mujeres desaparecidas me he puesto a trabajar internamente con el horror, el terror y la violencia. Y en forma de eco vinieron todos estos años de trabajo en mi Taller sobre el Depredador; donde explica claramente en el cuento de Barba Azul* las relaciones y/o noviazgos donde determinadas mujeres son acechadas por el perpetrador. Mujeres ingenuas, sometidas y cautivas somos mujeres listas a la depredación.

Lo más sorprendente del taller fue descubrir que lo que representa ese hombre o esa relación está en nuestra psique. El primer depredador está en nuestro interior y confabula con el que hay en el exterior. El hombre oscuro de la psique se refleja en una relación, en la oficina, en la calle y en la sociedad.
Es el que te boicotea, el que te inflama la cabeza, el que tiene hambre de poder, El que con su enorme capacidad de seducción te hace su presa y te invita a su reino convirtiéndote en tu cautiva. Todos tus anhelos van muriendo en manos de él pues el novio animal quiere toda tu luz, poder y vitalidad. Es la voz que te dice NO a tus posibilidades y potencialidades; el asesino de la psique.
Cuando no lo tomamos y no lo trabajamos se hace grande y depreda sin medida. La sombra* se torna peligrosa y te acecha sin cesar. Jung decía que aquello que más rechazas, invitas; ’’Lo que resistes, persiste” ”Lo que no tomas, te toma”.
Este aspecto violento esta necesitando redención; que lo curemos y en ese proceso transformarnos en una mujer astuta, fuerte, poderosa, amorosamente firme e intuitiva. Una mujer que sigue su instinto no deja su poder en manos de nadie, ni de nada. Una mujer que pega el grito es dueña de su propio territorio.
Sufrí violencia y fui saliendo de la victimización tomando mi propia violencia, mi propia depredación. La tragedia me trajo el horror y el horror fue la huella para trabajar y encontrarme con mi violenta-violentada; con mi víctima-victimario, ambas caras de una misma moneda. Encontré maltrato en mi historia familiar.
Cuando las niñas o los niños desaparecen de los hogares en nuestra Argentina hay que poner el ojo en nuestro entorno. En los hogares, en la familia; en las historias de nuestros ancestros hay violencia. Si esa violencia no se trata en una terapia sistemática esa violencia seguirá en las generaciones futuras en forma de síntoma. Esa violencia dio inicio en aquella guerra, en aquel asesinato que esta oculto en la historia familiar.
Una de las mujeres que asistió a la conferencia que dio Eric Corbera en la Universidad de Cordoba subrayo esta frase “…- en el vientre de la mujer se gesta la humanidad; es donde comienza todo. Si queremos sanar al mundo debemos sanar nosotras primero”
Padres, maestros, jueces, intendentes, gobernantes y vecinos este tiempo donde la violencia está en nuestras calles nos pide no sólo acciones contundentes sino un trabajo antropológico-científico para trabajar preventivamente en las escuelas, en nuestras historias de vida. Las denuncias necesitan ser acompañadas por actos de resiliencia. En cada ciudad o vecindario donde han matado a una niña toda nuestra sociedad está llamada a trabajar lo ocurrido; cada adulto con su adulto, con los hijos y con el vecino para la prevención y el saneamiento.

Las niñas aprenden que existe un depredador si los padres le muestran todos los rostros de esta existencia la buena y la mala; lo agradable y desagradable; la maravilla y el terror; la enfermedad y la salud; el amor y el odio; la paz y la guerra; lo amable y lo despreciable. Entonces ellas sabrán pegar el grito a tiempo y alejarse de un depredador. Ellas dirán SI a la vida.

La MADRE TERESA DE CALCUTA no iba a ninguna marcha que hiciera mención a la violencia. Al decir NO MAS VIOLENCIA la estás convocando, nombrándola. Una vez fuimos con Victoria Biraben* a una charla sobre la Mujer y había un cartel que decía ¨No mas Violencia hacia la Mujer¨ y Victoria* expreso que en ese escrito la seguimos convocado a la violencia aun con el No delante.

Digamos SI a la vida. Digamos Si lo saludable.

Nota “La voz del pueblo” Edición digital

“Hay que curar esos abrazos que no se pudieron dar en la carne”

Leerla aquí:

http://www.lavozdelpueblo.com.ar/nota-31630-hay-que-curar-esos-abrazos-que-no-se-pudieron-dar-en-la-ca-e

NOTA EN REVISTA ELIGE

Nota en BAMAG

En el mes de la Mujer

Nota en la Revista Hola:

Gabriela Arias Uriburu, con el cuerpo y el corazón en armonía

Entre aquí para leer la nota completa: http://www.hola.com.ar/1678177-gabriela-arias-uriburu-con-el-cuerpo-y-el-corazon-en-armonia

Jóvenes que van hacia la muerte (Nota para Diario26)

Por Gabriela Arias Uriburu • Martes 9 de junio de 2015

Internet nos muestra el mundo tal cual es, con lo más temible y oscuro, en contraposición lo más sabio y maravilloso. Un universo con muchos cielos y muchos mundos subterráneos. Verlo es asumir la realidad que sucede en el mundo. Verlo nos lleva a elaborar un dialogo y reflexiones francas con nuestros hijos sobre la sexualidad, el dinero, la corrupción, los asesinatos, el aborto, la violencia, la medicina que se está creando para combatir el cáncer o el sida, las escuelas que se construyen, etc. Los chicos ponen en relieve lo que los adultos y las familias no resolvemos, no hablamos, escondemos y simulamos. Violencias que se ubican debajo de las mesas, en los cuartos oscuros; y “eso” que no se habla va en paralelo dirigiendo la existencia de todos. Los chicos tienen esta permeabilidad de seguir aquello que nosotros no nos animamos a ver o tomar. En la mirada de los hijos se refleja lo que los adultos no hemos resuelto en nuestras infancias o en nuestras adolescencias, historias ocultas o teñidas en nuestro inconsciente. Por eso, por momentos se torna fantasmagorica la relación con ellos, porque nosotros negamos lo que ellos nos están mostrando. En mi caminar por mis hijos exigida por mi alma y la historia fui aprendiendo a observarlos e ir asumiendo en actos de coraje de lo que me decían sus gestos, sus actitudes, sus palabras y sus miradas de mi y de la historia que estaban viviendo. Tuve que parar mis movimientos y mi accionar para darle lugar a la observación, sentarme y mientras preparaba un te o el mate observarlos. Lo que veía no era agradable. En el silencio y en no movimiento se ve lo que está oculto para la conciencia y el ego del adulto. Estaba en mi actitud asumir y transformar o seguir la vida mirando para otro lado, negando absolutamente lo que ya esta pasando en mis hijos.

Con ayuda de una terapia particular pude sacarme los velos y ver en sus conflictos en sus ocultamientos, en sus cuartos mis dolores de la infancia y de la adolescencia no resueltos. Entonces comencé a resolver en mi y por añadidura fue en ellos. Así me arrime a los que les pasaba con autoinvestigación previa que hacía que nuestro intercambio no sólo tuviera realidad sino reflexión y solución.
Ellos y sus mundos me enseñaron a morir como mamá para dar a luz una más fuerte, más real que aprendía a investigar y auto-indagar sobre lo que nos ocurría en nuestra historia y también en todo lo que nos mostraba diariamente los hechos e nuestra sociedad como la droga, los asesinatos, el terrorismo, las guerras, las enfermedades en medio de sus graduaciones, el primer novio, la compra del vestido, el nacimiento de algún primo…
Nuestras conversaciones comenzaron a tener todo esto, hasta la complejidad política del mundo.
¿Una cultura que va a la vida o a la muerte?
La muerte, los suicidios o el asesinato de los adolescentes nos están gritando a los padres sobre todo lo que tenemos que hacer en nuestras vidas y con ellos. El cuidado la autoridad el limite, ¿quién lo tiene? ¿quién es la autoridad?
La realidad que tenemos que asumir primero nosotros, para reubicarnos en lugar de autoridad en nuestra casa. Si no nos cuidamos como vamos enseñarles a cuidarlos? El perpetrador también está en casa cuando los padres no nos ubicamos en los lugares de limite con amorosidad firme y autoridad. La vida no es lo agradable que nosotros creemos o pretendemos que sea . La vida es brutal y esto es lo que debemos conversar con nuestros hijos.
Después de la muerte de Leonela, ¿qué padre leyó las paginas en Facebook donde se incita a la muerte y lo hablo en familia?
¿Qué papa o mama después del asesinato de la adolescente em Ruffino investigando lo ocurrido y comenzó a hablar con su hijo sobre la observación de con quien nos relacionamos?
Tragedias que hay que trabajar en las escuelas, en los barrios para ir por el SI A LA VIDA.
Lo que ocurre nos está golpeando las puertas de las casas para ejercer otra paternidad, otra maternidad.

Volver a la esencia femenina 

NOTA PARA DIARIO26

Por Gabriela Arias Uriburu • Jueves 1 de mayo de 2014

Hubo un día en mi laboratorio terapéutico donde la frase dicha por Victoria revolucionaria toda mi vida; …-Hay que traer a la mujer a la vida sino tu ser madre se caerá a pedazos. Gabriela, fue tu ser mujer la que dio a luz a tu ser madre-. Entendí claramente desde el interior lo que me estaba diciendo. De inmediato no solo vinieron imágenes de la historia desafiante que estaba llevando adelante mi ser mama por mis hijos, sino que culturalmente se potenciaría el desafío. No había mas remedio que hacerlo, pues estaba en juego mi salud psíquica, espiritual y emocional.

Entonces decidi con coraje ir en busca de mi esencia femenina. La encontré en las tierras del submundo sin vida y en un sarcófago. Su esqueleto estaba rodeado de una membrana fría y gelatinosa. Con suma delicadeza y doliente me dispuse a limpiarla.
Entre en una profunda depresión de casi 3 años pero sabia desde el alma que recorrer este camino era mas que necesario para volver a la vida e infundir salud a mi ser madre que tanto desafío estaba teniendo.
La frase de Victoria se convirtió casi en un mantra que me acompaño en los momentos de enorme aridez e inundada en lagrimas de antaño.
En paralelo mi hija Zahira estaba en plena transformación de su niña a su mujer. Lo que también hizo que alumbrara mi camino al femenino pues una vez en mi dermis ella pudo inspirarse en sus cambios. Todas las mujeres estamos conectadas en el camino a ser mujeres.
Tuve grandes guias en este viaje, escritoras junguianas y una astróloga científica que me supo ubicar sabiamente en el camino. Podría haber pasado que, engañosamente, entrara al tema desde el genero, que NO es traer el femenino a la vida.
En mis dos últimos libros relato algo de todo esto pero se que en un futuro desarrollare uno especial volcando los pasajes de lo que ha sido este viaje.
Volver al femenino es volver a la naturaleza intuitiva, a lo sutil, a la amorosidad firme, a la astucia, a la danza, al canto, a las artes, a la escritura, a la tierra, a los rituales, a lo sagrado, a lo creativo y a la profundidad del amando. Es vivir en el misterio mas que en las palabras. El silencio es el medio abriéndonos al multilenguaje del alma. Y así nuestros hogares, nuestros huesos, nuestros vínculos se nutren, se sanan; y el vinculo con el hombre es un encuentro nuevo de acompañamiento y de estar a la par.
Volver a ser mujer al lado de un hombre es un camino lleno de aprendizajes; sin retóricas porque el andar no se hace de las palabras sino de las situaciones y de experiencias.
Animarse a que el corazón piense y que la mente sienta.
Animarse a encontrar la armonía en los opuestos complementarios, en lo diferente y en las diferencias.
Escribiendo vuelve en mi la importancia de saber ocupar los lugares, de volver a las esencias; a la naturaleza.
Retornar a la investigación, a las excelentes lecturas que hay, son las señales para este camino que es reencontrarnos con lo que somos realmente.
Dalo por seguro que haciéndolo vamos a ir siendo cada vez mas saludables, plenos, amorosos y fuertes.

Una nueva mirada frente a la violencia

NOTA PARA DIARIO26

Por Gabriela Arias Uriburu • Jueves 3 de abril de 2014

La violencia de género es un conflicto que admite muchos puntos de análisis.

Uno de ellos, al que adhiero, asegura que cada uno lleva en su interior una pareja psíquica, compuesta por un aspecto propio que es el víctima, y otro aspecto que es el victimario.

La víctima y el victimario existen primero en nosotros mismos. Si esa pareja interna no se resuelve saludablemente en nuestro interior, se reflejara violentamente en la relación con la persona que decidamos vivir. Es decir, a mi criterio, la violencia no está relacionada con una cuestión de género, sino que esencialmente se vincula con una cuestión de la psique no resuelta entre la víctima y el victimario que todos llevamos dentro. Al no ser conscientes de esta parte oscura, ingenuamente la llevamos con nosotros a nuestras relaciones y allí se origina la violencia.

En mi caso, para poder salir del lugar de víctima que me tocó vivir por mi historia familiar, debí primero trabajar intensamente con los aspectos oscuros de mi psiquis. Y ese trabajo interior que emprendí -bajo la enseñanza de la escuela psicológica de Carl Jung-, me llevó a darme cuenta que el acto de violencia que me fue impuesto a través del secuestro de mis hijos, me convertía en una víctima y a la vez me invitaba a ser violenta como pudo haber sido contratar comandos para contra-secuestrar a los niños.
Este doble aspecto, el ciclo de víctima-victimario no resuelto dentro de mí se manifestaba ahora en el afuera.
La cuestión entonces es, una vez reconocido el problema, buscar el modo de curar este círculo vicioso. Y la respuesta la da el veneno.
Todos sabemos que si se ingiere veneno en grandes proporcionas te ocasiona la muerte. Pero tomado en pequeñas cantidades medicinales, puede ayudarte a lograr tu cura.

Con la violencia ocurre lo mismo.
Si se logra trabajar con una mínima proporción de violencia que todos llevamos dentro, se lograra superar la situación hacia la sanación, y poder desarrollar entonces relaciones que no sean ¨de poder¨ sino ¨relaciones poderosas¨.
En la ¨relación de poder¨, se busca someter o controlar a la otra persona. Mientras que en la ¨relación poderosa¨ la vinculación es con tu poder interno, con tu potencia, con tu talento y con tus deseos.
Eso es ser un líder de sí mismo, no a través de alguien.
Mi decisión personal fue salir del lugar de víctima para convertirme en protagonista de mi vida, al ocupar mi territorialidad, es decir, mi lugar de pertenencia, mi origen y mi espacio.
Fui hacia esa toma de posesión a través mío, no de alguien. Y eso me hizo digna de ser.
Esto forma parte de un trabajo interno, que no se relaciona con pedirle al otro que deje de golpearte. Y si con hacernos cargo de nuestras partes oscuras, de nuestras miserias, de ese víctima-victimario que llevamos dentro, reconocerla, sacarla a la luz y convertirla en un aspecto positivo.
Para ello es necesario hacer mucha introspección. Y entrar en una terapia sistémica donde se pueda ubicar esta relación del golpeado y el golpeador.
Estamos en un mundo dual donde existe el bien y el mal, el amor y el odio. Estas dos fuerzas hay que reunirlas, pero en cambio, lo que generalmente hacemos es lo contrario, separarlas.
Siempre estamos confrontados, en lugar de armonizar nuestros aspectos internos contradictorios..
La pregunta entonces es ¿cómo hacemos para reunir estas energías contrarias que nos habitan?
Un primer aspecto es reconocerlas, luego aceptarlas y finalmente integrarlas.
Por ejemplo, sabemos que tenemos furia.
Si en lugar de combatir esa realidad que es parte esencial de nuestra personalidad, la reconocemos y aceptamos, podemos hacerla jugar con otras características personales en forma virtuosa. El sentir furia frente a una injusticia, puede llevarnos a ser solidarios con una persona, o comprometidos con una causa, o crear una Fundación.
Una acción supuestamente negativa, no tiene por qué sublimar a las otras, sino convivir con ellas y hasta potenciarlas.
Así logramos el equilibrio interno.
Si tratamos de no tener pensamientos negativos, contradictoriamente esa tendencia nos lleva a generar más oscuridad en nuestra vida.
La sombra es necesaria para que exista el contraste con la luz. Y por otra parte, estar expuestos en forma continua a la luz lo único que vamos a lograr es quemarnos o enceguecernos.
Lo negativo es la falta de balance, de equilibrio.
En conclusión, mi perspectiva no ubica a la violencia en una cuestión de género sino propia de la naturaleza del ser humano en su conjunto.
Cuando se detecta un aspecto de violencia en una relación debemos investigar qué pasó en la vida de las familias de cada miembro de la pareja, porque en el ancestro familiar primero, y en la psique individual después, se encuentra el germen de ese aspecto que previamente debe ser sanado a nivel personal para que no se manifieste en la relación que construyamos con un otro.
Hablar de violencia de género es simplificar la conflictiva, lo cual nos evita adentrarnos en un análisis introspectivo amplio y profundo que nos permita a cada uno de nosotros resolver en el adentro la verdadera cuestión de fondo.

GABRIELA ARIAS URIBURU “Personalidad destacada de los derechos humanos

Nota en Lanacion.com

El verdadero amor

Hace pocos días, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró por unanimidad a la señora Gabriela Arias Uriburu “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos”. Una distinción más que merecida debido a su lucha por la recuperación de sus hijos, la creación de la Fundación Foundchild – Niños Unidos para el Mundo-, primera ONG en el mundo que aborda la temática de la restitución familiar por y para el niño, y su peregrinaje por los foros internacionales en favor de los Derechos de los Niños.

Su dramática historia personal y familiar, su testimonio y la forma en que encaró múltiples situaciones de disrupción familiar nos mueven a reflexionar que, entre otras virtudes, Gabriela ha demostrado ser una mujer de paz. Una luchadora, creyente y confesa de que la paz entre los hombres es posible, aun en las más difíciles circunstancias.

Tanto ella como el padre de sus hijos provienen de culturas y religiones diversas, pero con hijos en común. En 1997, Gabriela planteó en Guatemala, donde vivían, su decisión de divorciarse, y la justicia de ese país le otorgó la tenencia de los tres hijos. Sin embargo, el ex marido los trasladó ilegalmente y sin registros a Jordania, donde los hijos corresponden al padre. Este desgarrador hecho obligó a Gabriela a salir al mundo y a la comunidad internacional.

En muchos casos de divorcio o de peleas parentales como el suyo, lo más fácil y frecuente es embarcarse en una contienda para sostener las propias razones, valores y posiciones, privilegiando el propio dolor, el agravio y la necesidad de justicia, pero olvidándose del enfoque o la mirada desde los hijos. Y en un principio ésa fue su lucha, la de una madre con un inmenso dolor, una lucha en la que había que ganarle al otro y derrotarlo si era posible. Hasta que pudo bajar las armas y sacar el “o” y reemplazarlo por el “y”. Pudo salir de su herida profunda y mirar a sus hijos, y darse cuenta de que en su sangre llevaban las dos culturas, sus valores, creencias y ambas religiones. Los hijos tenían el derecho de incluir internamente tanto lo proveniente de su papá como lo proveniente de su mamá. Para ser completos y estar en paz tenían que integrar a los dos padres sin renunciar a ninguno. Y así su lucha no fue más entre padres y basada en su derecho de madre, sino que se enfocó en respetar y privilegiar el interés y los derechos de los niños, preservando así la vida emocional, psíquica, física y espiritual de sus hijos.

Sin dudas este cambio requirió de mucho trabajo, esfuerzo, coraje y renunciamientos. Pero la paz se construye siempre con enormes dosis de sacrificio y entrega. La clave de la paz, ¿no es acaso la unidad en la diversidad?

En uno de sus libros escribe: “El diálogo posibilitó el acuerdo y desde allí, de a poquito, con mi trabajo personal, el amor incondicional y el desapego, pudimos volver todos a sentarnos a una mesa a comer en familia. El amor todo lo puede”.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1674831-el-verdadero-amor

Nota en Parlamentario.com

Gabriela Arias Uriburu fue destacada en el ámbito de los DDHH Protagonista de una dramática historia por la disputa que protagonizó con su esposo árabe, la elegida para esta distinción hoy trabaja internacionalmente por la restitución familiar de los niños

Aquí la nota completa: http://www.parlamentario.com/noticia-70286.html

Nota en Legislatura Abierta

GABRIELA ARIAS URIBURU SERÁ NOMBRADA PERSONALIDAD DESTACADA DE LOS DERECHOS HUMANOS

Por iniciativa de la Diputada del PRO María Raquel Herrero, el próximo viernes 14 de marzo en el Salón San Martín de la Legislatura porteña se llevará a cabo el acto donde Gabriela Arias Uriburu será nombrada Personalidad Destacada de los Derechos Humanos, a través de la ley 4752 votada por unanimidad. La nota completa aquí: http://legislaturabierta.com/gabriela-arias-uriburu-sera-nombrada-personalidad-destacada-de-los-derechos-humanos/

Nota en Caminando Buenos Aires por Diego Adrián Fernandez 

Gabriela y la lucha por sus hijos tendrá su reconocimiento porteño

http://www.caminandobaires.com/2013/11/gabriela-y-la-lucha-por-sus-hijos.html

Reportaje Revista Vale, Valeria del Mar

Una gran nota sobre Gabriela: “El vuelo de la mariposa”

http://www.valeriadelmar.com/revista-vale/el-vuelo-de-la-mariposa-gabriela-arias-uriburu/

GABRIELA ARIAS URIBURU PERSONALIDAD DESTACADA DE LOS DERECHOS HUMANOS

La Legislatura porteña declaró “Personalidad Destacada en el ámbito de los Derechos Humanos” a Gabriela Arias Uriburu UN EJEMPLO DE LUCHA por Alejandra Lazo viernes, 15 de noviembre de 2013 Por unanimidad la Legislatura porteña declaró “Personalidad Destacada en el ámbito de los Derechos Humanos” a Gabriela Arias Uriburu, quien sufrió durante años la decisión de su ex marido de quedarse con sus tres hijos en Jordania, pese a que la Justicia le había otorgado la tenencia.

La nota completa aquí: http://www.adnciudad.com/content/view/22962/1/ http://diputadaraquelherrero.blogspot.com.ar/2013/11/gabriela-arias-uriburu-personalidad.html?spref=fb

Nota La Arena

Gabriela llega a La Pampa donde presentará su último libro “Vínculos, encontrándonos en el amor”. Aquí la nota http://www.laarena.com.ar/culturales-llega_gabriela_arias_uriburu-101614-118.html

Entrevista de Adriana Penerini para Bebé a Bordo 

AMOR INFINITO

La incondicionalidad del amor, más allá de toda circunstancia…
Elegimos conocer un poco más a una mujer muy especial, Gabriela Arias Uriburu.
Una mamá, como vos, como yo, que un día conoció la desesperación de la pérdida y el alejamiento de sus hijos…
Lo que cualquiera teme…le ocurrió…Cómo pudo hacer de esa pesadilla, un camino personal y único que nos puede iluminar a otros!

¿Pensás que existe el amor sin límites? Que los humanos somos capaces de rozar ese extremo tan excelso del amor?

El amor no es un sentimiento, el amor es el principio fundante de nuestra vida y existencia. Tiene su ley y su orden. Estamos acá por amor y es El, el que nos reúne, el que nos convoca, el que nos hace experimentar, vivir diferentes situaciones para que despertemos, resolvamos y vivamos en plenitud. Vamos atravesando en nuestra existencia diferentes modus operandis de lo que nosotros llamamos amor. Podríamos decir diferentes formas de amar pero son las mismas circunstancias las que nos pedirán que se quiebre la cascara y aparezca la verdad del amando.

Si existe el amor incondicional debería ser sin condiciones… ¿qué cosas  de la vida creés que pusieron en jaque tu amor de mamá?

El salto cuántico lo di cuando sucedió una tragedia en nuestro ámbito familiar, allí muerta “literamente”, el amor me mostró el camino. La forma en la que amaba a mis hijos era limitada, los amaba para mi, ser la madre me hacía grande… eso no bastaba para la experiencia que estábamos atravesando. Entonces fue necesario que mi corazón se quebrara y apareciera lo magno del amor. Amando sin tiempo, sin espacio, sin cotidiano y sin propósitos personales siendo el amor el que conducía el camino de la vida. Esto es el amor verdadero, el desapegado, el incondicional, el que incluye a todos, el que invita a la reformulación de lo que está pasando y logremos todos estar en paz y en armonía.

Cuando de un día para el otro un hijo o una hija no puede ver a su mamá o papá porque uno de estos se lo impide, la vida de ese niño se convierte en una tragedia. Pero hay algo aún más terrible y es cuando los padres inmersos en sus dolores, alienaciones, sed de venganza y de justicia, perpetran más dolor en la vida del niño. Entonces el hijo se convierte en el botín de guerra de ambos.

Mis hijos, el papá y yo hemos pasado por esto y puedo además distinguir que atravesamos por todos los estados y niveles de dolor. Pero hubo una pequeña luz que iluminó nuestro infierno, y fue el impulso que nació por resolver la tragedia, y al final de mucho caminar, restituirles a Karim, Zahira y Sharif la familia.

La mayoría sabe que viviste años sin la cercanía “real” de tus hijos y que te fueron arrancados como solo a una madre se le puede hacer… ¿fue esto un fin para tu amor, un límite o una oportunidad?

Mi dolor no fue el más grande sino la bondad del alma que me hizo ver y sentir el dolor de mis tres hijos. Por lo que decidí reformular la historia jurídica, diplomática, filosófica y psíquica de hijos alejados de sus padres, transitando estadios nuevos de resolución, sembrando semillas de amor en el corazón de mis hijos y construir un puente vincular entre Jordania y Argentina,  encontrándonos en el amor.

Por eso es que digo a otras personas, si  están teniendo un problema familiar, pregúntense el para qué, más que el por qué.

Luego estudien, investiguen, y busquen la terapia de solución familiar en las constelaciones familiares. Los hijos no son equivocaciones. Cuando en el corazón de cada niño, papá y mamá están integrados como en la sangre, son niños que tienen toda la plenitud, las potencialidades y las posibilidades para ir por sus vidas teniendo la fuerza para resolver todos los desafíos que ella les presente. Toda tragedia trae las dos vertientes, la posibilidad de superar y de trasformar o la de quedarte en el víctima-victimario.

Gabriela Arias Uriburu

¿Existe entonces el amor sin presencia, sin cuerpo, sin voces, sin frazada y arropada de noche?

La vida te da todo de lo que sos capaz de vivir y resolver. El problema llega con su solución, sólo que ella es alojada en los misterios del alma. Llegar a ella es emprender un camino y ese camino es interior. Se necesita coraje espiritual para echarnos a andar en ese camino que no tiene señales; es entrar al cuarto oscuro del inconsciente.

Mientras lo hacemos, la mente y sus pensamientos se hacen presente en forma de batalla y boicot. El peor enemigo de uno es uno mismo. La mente y el ego tienen miedo de no gobernar más, entonces nos inundan con pensamientos negativos haciéndonos más oscura la noche. Pero el alma aparece de vez en cuando haciéndonos saber que no somos lo que pensamos, que somos muchísimo más.

Es difícil reconocernos, por eso necesitamos del otro que nos refleje todos nuestros aspectos, lo bueno y lo malo. Culturalmente nos indican estar del lado del bueno pero somos dualidad y cuando no tomamos lo violento, los enojos, las envidias… los problemas ganan, nos enfermamos.

Luego de la primera etapa, fui descubriendo que la armonía es cuando se toman los dos extremos del camino, y voy andando por el medio.

Podrías haberte quedado en la queja. No lo hiciste. ¿Qué te llevó a ser hoy esta mujer que sonríe con alegría y agradece sin dolor?

Sin dudas estamos viviendo momentos desafiantes, llenos de situaciones que golpean nuestras puertas y que buscan despertarnos. Despertar la astucia, la fuerza, la esencia, la belleza…el arte de ser quien sos. Hoy mucho de todo esto se transformó en mi tarea cotidiana, mis libros, mis conferencias, donde comparto las herramientas y las tareas para hacer posible la vida de otra manera, porque siempre digo: “si estas vivo se puede”.

Esta entrevista realizada a Gabriela Arias Uriburu por Adriana Penerini para Bebé a Bordo fue publiada en la edición número 30 de la revista online.

Nota Revistalike.com.ar

Gabriela Arias Uriburu presentó su libro “Vinculos” La embajadora de la paz, Gabriela Arias Uriburu, brindó una conferencia de prensa en N8 Estudio donde dio detalles de su cuarto libro titulado “Vínculos, encontrándonos en el amor”, el que presento oficialmente en Mendoza en el Espacio de Arte mendocino Julio Le Parc el pasado 21 de junio.

Click aquí para ver la nota completa:

http://www.revistalike.com.ar/2013/06/gabriela-arias-uriburu-presento-su-libro-vinculos/

Nota Diariouno.com.ar

“Tras el secuestro de sus tres hijos, Gabriela Arias Uriburu no se da por vencida y presenta su cuarto libro”.

“Sé que las almas se reúnen en una trama sin tiempo ni espacio”, dijo Gabriela en la presentación de su último libro, Vínculos: encontrándonos en el amor, con el que continúa el relato de su lucha por estar cerca de sus hijos, lo que finalmente logró. Lea aquí la nota completa:

http://www.diariouno.com.ar/mendoza/Tras-el-secuestro-de-sus-tres-hijos-Gabriela-Arias-Uriburu-no-se-da-por-vencida-y-presenta-su-cuarto-libro-20130622-0009.html

Nota en La Nación por Any Ventura

“Torcer el timón”

Es la historia de una mujer a la que la vida le torció el rumbo. Nunca imaginó Gabriela Arias Uriburu que cuando se casó en 1991 con Imad Shaban, en Guatemala, y después de tener a sus hijos, las cosas se iban a complicar tanto. Nunca imaginó que su problema se iba a convertir en un tema internacional. Que sus hijos iban a ser los rehenes de dos culturas. Aquí la íncreible nota que Any le hizo a Gabriela: http://www.lanacion.com.ar/1594685-torcer-el-timon

lanaciongaby

Foto: Martín Lucesole

Nota de Merlo Actualidad a Gabriela Arias Uriburu

En la reciente visita de Gabriela a San Luis, fué recibida por Claudio Poggi en su despacho. Mirá la nota de Merlo Actualidad en este link: http://merloactualidad.com.ar/claudio-poggi-recibio-en-su-despacho-a-gabriela-arias-uriburu/archivos/13532

Nota de Clarín: “Intratables”: una emisión de lujo

http://www.clarin.com/espectaculos/tv-y-radio/Intratables-emision-lujo_0_866313517.html

Nota Soltar las amarras

http://www.soltarlasamarras-daniel.blogspot.com.ar/

Nota Solo Lideres: “Mamá sin fronteras”

www.sololideres.com/35/ariasuriburudef.htm

Nota Revista Nueva: “Aprender a perdonar”

Gracias a la periodista Laura Zavoyovski por reflejar de forma clara y simple mi odisea. http://www.revistanueva.com.ar/numeros/01078/nota/1

Nota El País de Uruguay: Presentación de Gabriela en Punta del Este

Nota Revista Mar del Plata: “Madre coraje”

Nota de El Tribuno: “El camino por los derechos de los niños”

http://www.eltribuno.info/salta/104007-El-camino-por-los-derechos-de-los-ninos-.note.aspx

“JUNTE MIS PEDAZOS Y ENTENDI QUE EL AMOR ES INSECUESTRABLE” (El Tribuno de Salta)

Ella logró juntar sus pedazos, reconstruirse. Sin embargo, su tragedia todavía espeluzna. Nadie olvidaría su clamor desesperado por sus tres hijos, llevados ilegalmente a Jordania por su exmarido, el 10 de diciembre de 1997. Karim tenía 5 años, Zahira 3 y Sharif 2. La historia recorrió el mundo y recordarla provoca una dolorosa impotencia.

Desde entonces, Gabriela Arias Uriburu experimentó la desolación y la muerte interior. Quedó desgarrada por la ausencia, por la oscura noche de la justicia, por las muchas puertas sordas que tocó y por la irreconciliable forma de entender la vida en Oriente y Occidente. Pasaron 14 años y su tercer libro “Después de todo… el amor lo hizo posible”, presentado recientemente en Buenos Aires, relata el renacer de esta mujer superlativa que transitó una escarpada cornisa de renuncias, perdón, entrega y superación personal, para retomar la única oportunidad que cada ser tiene en este mundo: la vida. Perdió todo y nada la detuvo para recuperarlo. Gabriela cuenta en primera persona la épica historia de una madre desgarrada por 12.303 kilómetros de distancia entre ella sus tres hijos. Aprendió a vincularse con ellos y a sanarse por la fuerza de un amor sin condiciones. Hoy Karim tiene 19 años, Zahira 17 y Sharif 15. “Mi exmarido me deja verlos dos veces al año porque yo cedí todo. Entregué todo. Cerré todas las causas que había iniciado”, contó. Gabriela reconoció que por este acuerdo muchos dijeron que estaba loca. “No tengo nada en lo formal, sólo el corazón de mis hijos”, dijo. Gabriela Arias Uriburu nació en Brasil el 14 de marzo de 1965, donde su padre cumplía funciones diplomáticas. En Guatemala estudió Ciencias de la Comunicación y Reflexología, y a los 23 años se casó con Imad Shaban, empresario musulmán de origen jordano, con quien tuvo a sus tres hijos. En 1997 solicitó el divorcio y la Justicia le otorgó la tenencia de los menores. Sin embargo, el 10 de diciembre de ese mismo año, Shaban trasladó a sus hijos de manera ilegal a Jordania, lugar donde residen actualmente. En una cálida charla con El Tribuno, Gabriela Arias Uriburu relató los atajos que debió tomar para trascender la tragedia y beber de nuevo del cáliz de la vida. ¿Qué es lo que “después de todo el amor hizo posible”? Cualquier situación límite que marque un antes y un después, viene a despertar algo en la persona y abre un camino a descubrir quién es cada uno. Yo descubrí quién soy, descubrí mis talentos, mis fuerzas positivas y negativas. Porque en esas situaciones nos quedamos desnudos, tal como somos, con fortalezas y debilidades. Es difícil ponerse en tu lugar antes y ahora… Fue tan fuerte y violento lo que ocurrió, una tragedia tan grande, que odiar era llenarme más de sangre. La desaparición de mis hijos fue una muerte para mí, una bomba que me hizo estallar en mil pedazos y desde ahí emprendí el camino para juntar mis pedazos, mis huesos y reconstruirme. ¿Cuándo sentiste que resucitaste? Al comienzo no sabía si podía seguir viviendo. Hasta el año pasado me acostaba en la cama y había una persona muerta, que era yo. Un día me recosté y me di cuenta de que no me acompañaba la Gabriela muerta que iba conmigo por la vida. Hasta que no terminás de recoger tu último pedazo e infundirle vida, no resucitás. Es un largo camino y necesitás mucha ayuda de médicos y terapeutas holísticos para salir de tu propia oscuridad, porque te enfrentás a todas tus sombras. A 14 años ¿cómo recordás ese dí a? No lo traigo nunca más. Eso ya fue, es el pasado y jamás lo hago presente, nunca he vuelto a ese día. Ahora estoy honrando la historia que me dio la posibilidad de estar de nuevo en la vida, de ser quien soy hoy. Mi triunfo es haber vuelto a la vida, salir del infierno, aunque la gente crea que no hay triunfo porque mis chicos no están conmigo, para mí el logro es estar viva y con ellos de algún modo. ¿Cómo están tus hijos? Atrapados en el pasado. Yo no. Tuve dos hechos muy contundentes para revalorizar mi propia vida, mi oportunidad de vivir: la muerte de mi hermana Marcela y la enfermedad de mi hermana Isabel. Mis viajes a Jordania a ver a mis hijos, después de esos hechos, fueron más profundos en mí, logré más el desapego, la incondicionalidad. Sos un ejemplo de reconstrucción personal… La destrucción viene para que cada uno tome la vida, no para que la persona muera. La reconstrucción es la gran encrucijada que el dolor viene a plantear. Y hay que intentar que el odio y la venganza no tomen tu ser, aunque de alguna forma quede sepultada tu identidad. El alma siempre va en busca de tu verdad, de tu realidad. ¿Cómo es tu relación con Imad? Al haber hecho todo este camino interior, al haber juntado todos mis huesos, mis pedazos y haber infundado de nuevo vida en mí, el otro ya no existe como elemento destructor, desaparece. Lo veo como es, como está constituido, lo veo en su cultura, como una persona que no ha elaborado nada de lo que ocurrió. Y no lo tomo como algo personal. El problema es ver al otro como uno quiere o como nos gustaría que fuera y no como es en realidad. ¿Imaginaste que este hombre podía secuestrar a tus hijos? No, porque uno juzga por su propia condición y no por la condición del otro. Cuando perdí al hermanito de Karim, que venía acompañado, no estábamos bien como pareja y yo podría haber hecho las valijas y separarme, y no lo hice, aposté a la familia y lo sigo haciendo porque familia vamos a ser siempre. Imad tiene toda una estructura patriarcal y cultural muy fuerte que de alguna forma la vieja Argentina también la tenía y que aún se conserva en algunas provincias. Eso también hay que entenderlo aunque nos desestructure. Cuando trabajé con toda mi oscuridad, con mis representaciones interiores del bien y el mal, él dejó de representar el mal para mí. Es cuestión de tomar lo negativo y darle un lugar. Ladra Pepe con insistencia y Gabriela cuenta que está con su perro en la casa de su novio. ¿Desde cuándo estás de novia? Hace muy poquito, aunque nos conocemos hace mucho. Esta relación encajó perfecto con mi volver a la vida. ¿Te acostumbraste a tener lejos a tus hijos? No, pero entendí que a veces los hijos hacen que uno pierda la conciencia de sí. Por mi naturaleza, a mí, “el otro” me saca de contexto. Desde chica trabajé con el otro en villas miseria, en hospitales. El otro me puede y no me pongo yo en primera persona. Mi última etapa fue ponerme a mí en primer lugar. Le agradezco a Dios estar de pie, parada en mi propia vida y no en la de otra persona. Para mí es el mensaje que Cristo nos vino a dar: que amemos a los demás como a nosotros mismos. Esa es la ley principal. Pero nosotros hemos hecho todo al revés, amamos tanto al otro que lo agobiamos, enfermamos y condicionamos al amor, tal vez porque no nos ocupamos de amarnos a nosotros primero. ¿Cómo ves a cada uno? Están en plena adolescencia. Karim tiene 19, Zahira 17 y Sharif 15. Te puedo decir que Karim es alegría, tiene una condición natural de alegría e inquietud, desde muy chico tiene una sensibilidad especial. Zahira tiene una gran potencia pero hay que ver cómo logra desarrollarla personalmente, porque es muy cómodo ser la “hija de”, ser “yo misma” es la meta. Lo conversamos sutilmente, espero que mi ejemplo la inspire, le sirva para encontrar su propio camino, su identidad. Sharif es la fuerza, con él tengo un contacto interno mágico. Creo que ni él sabe todo lo que me ha enseñado, entre otras cosas que el amor es insecuestrable. Cada abrazo, cada mirada de Sharif, me dio siempre la fuerza y la seguridad para hacer mi camino de reconstrucción. Con cada gesto me decía “mamá es por ahí, vas bien”. Toda mi familia tiene raíz salteña. Mi hermana Marcela murió en Cachi, tenía una cabaña en ese lugar que amaba. Los chicos deben estar en superioridad y no deben ser rehenes de nadie. Eso es tan fundamental como difícil. ¿Te escribe la gente para pedirte consejos? Me conmueve mucho la gente joven que me escribe. Me dicen que siguieron mi caso, que se formaron con mi lucha. Y yo les dijo que hay que tener fe y confianza en nuestro ser interior. Uno necesita de todas las personas especiales para que te acompañen en el camino del dolor. La bondad, la misericordia, la compasión, son valores que profundizan el amor, van logrando algo químico en uno. Se nota en vos una gran fe… Mi reconstrucción no tiene que ver con creer o no en Dios. Yo trato de tener un diálogo universal con todas las personas, un lenguaje que nos integre. Nadie debe quedar excluido de la vida. Yo me debo a esta idea porque he alcanzado la paz desde este lugar. Me he convertido en una persona incondicional. La misericordia, la compasión, el desapego son, para mí, atributos enormes del amor. El dolor es un gran maestro y hay que trabajar en eso. María Livia, de la Virgen del Cerro, es una de las personas que me ayudó mucho. ¿Venís seguido a Salta? Estuve muchas veces ahí, poniéndome a disposición, a los pies de la Virgen, y la última vez fui a agradecer mi reconstrucción, que estoy viva. ¿Tu familia tiene raíces salteñas? Tengo en Salta a mi tía Pancha y a mis primos y sobrinos. Mi mamá es Peña Figueroa y mi papá es Arias Uriburu: toda mi familia es salteña. Salta es mi historia también. Además, mi hermana Marcela murió en Cachi, en una cabaña que se había hecho en ese lugar que amaba. Yo ahora viajo más seguido a Jordania, gracias a Dios, y por eso no tengo tiempo para ir a otros lugares. ¿Y cómo funciona hoy Foundchild, la fundación que presidís? La Fundación ahora funciona on line. Tuvo oficina, tuvo todo y dejó de tener, y en vez de cerrarla decidimos que siga on line. Ahora está activa como en el primer mundo. Recibimos consultas, contestamos y acompañamos a los padres. Tratamos de que se entienda que los chicos deben estar en superioridad y que no deben ser rehenes de nadie. Eso es tan fundamental como difícil. ¿Por qué hay que leer tu último libro? Este es mi tercer libro pero es diferente a los anteriores (­Ayuda! Quiero a mis hijos?, 1998 y Jordania, la travesía en busca de mis hijos, 2005) porque cuenta sobre mis pedazos, mi lucha. Nace de mis viajes a Jordania y relata cómo me fui rearmando. Gente que lo lee ya me cuenta que empezó a hacerle panqueques a los hijos y a gozar de los mimos y de esos momentos únicos, de la reunión. Habla de calidad más que de cantidad; de cómo combatir nuestros miedos e inseguridades frente a los hijos. Es una especie de libro de autoayuda para tener en la biblioteca. Me encantaría presentarlo en Salta, falta que me inviten. Pepe labraba de nuevo… ¿De qué raza es? Es un perro de la calle que se ha convertido en mi guardián. Lo recogió una señora que hace talleres conmigo y un día lo noté tan triste, recuerdo que estaba Karim conmigo el año pasado y se tuvo que ir, entonces lo adopté y me cambió la vida. La verdad que recomiendo a todos tener un perro. Es más le voy a dedicar un capítulo de mi próximo libro sobre vínculos que estoy escribiendo. ¿Ya estás en otro proyecto? Sí, ahora estoy con cuatro capítulos abiertos y la idea es que salga para la feria del libro del año que viene. Y después escribiré el libro de mi reconstrucción personal. Hay que tomarse el trabajo de alzar la voz y de entender que la vida es un ciclo eterno donde todo se transforma y para eso tiene que morir lo que tiene que morir y tiene que nacer lo que tiene que nacer.

PÁGINA 12: Los hijos de Gabriela Arias Uriburu | Febrero de 2011

http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/163048-52216-2011-02-25.html

ENTREVISTA A GABRIELA EN LA VOZ DEL INTERIOR | Noviembre de 2010

Mis hijos me enseñaron a amar | LAVOZ.com.ar | Noticias al instante desde La Voz del Interio